5 medicamentos que nunca debes de combinar

5 medicamentos que nunca debes de combinar

Cuando eres enfermero, no es suficiente que sepas cómo funciona un medicamento. 

   También debes ser consciente de cómo interactúan varios medicamentos. Mezclar dos o más medicamentos en una jeringa o en una bomba de infusión siempre conlleva el riesgo de interacción, por lo que siempre debe tener cuidado.

   Para la seguridad de sus pacientes, aquí están los principales medicamentos que nunca debes mezclar.

Antibióticos y vitaminas.

Vitamina K

   La vitamina K es producida naturalmente por el cuerpo. Sin embargo, en algunos casos, la suplementación es necesaria para prevenir el sangrado y facilitar la curación. Si su paciente actualmente está tomando vitamina K, tenga cuidado al administrar antibióticos. 

Las cefalosporinas, por ejemplo, tienen la capacidad de evitar  la absorción de la vitamina K.

Vitamina C

   A los pacientes a menudo se les da vitamina C para aumentar su sistema inmunológico, promover la recuperación y facilitar una curación más rápida de las heridas. Los enfermeros deben tener cuidado al administrar tetraciclina, especialmente en dosis altas, ya que puede disminuir la eficacia de la vitamina C. Esto también se aplica a la minociclina y la doxiciclina.

Vitamina B12

   La vitamina B12 es esencial para el cabello, las uñas y las funciones neurológicas. Los pacientes que toman esta vitamina no deben recibir antibióticos, especialmente antibióticos a base de tetraciclina, ya que la vitamina puede disminuir la capacidad de los medicamentos para matar las bacterias. Si los antibióticos son necesarios, asegúrese de administrar las vitaminas varias horas antes o después de los antibioticos.

Antibióticos y píldoras anticonceptivas.

   La mayoría de los antibióticos y píldoras anticonceptivas compiten por los mismos receptores. 

Cualquiera que sea el receptor del primero bloquea al otro para que no funcione. En la mayoría de los casos, los antibióticos son más rápidos. En esencia, los antibióticos tienen el potencial de evitar que las píldoras anticonceptivas surtan efecto. Como resultado, pueden ocurrir embarazos no deseados.

    Además de eso, también hay antibióticos que pueden hacer que las enzimas del hígado descompongan el estrógeno. Esto disminuye el nivel de la hormona en el cuerpo y hace que las píldoras sean prácticamente ineficaces.

   Si uno de sus pacientes necesita someterse a un tratamiento con antibióticos, asegúrese de aconsejar a su paciente que use un método anticonceptivo alternativo. Usar condones, por ejemplo, es una buena opción.

Antiácidos y Adderall

Adderall El Adderall es una anfetamina utilizada en el tratamiento del trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y la narcolepsia. También se utiliza como potenciador cognitivo, y de forma recreativa como afrodisíaco y euforizante . El medicamento es una mezcla de sales anfetamínicas estereoisoméricas e ingredientes inactivos.

  La combinación de antiácidos y Adderall no es potencialmente mortal. Sin embargo, para la seguridad de su paciente, aún debe evitar administrarlo al mismo tiempo. Los antiácidos tienen la capacidad de disminuir la eficacia de Adderall en el cuerpo. Esto puede afectar el tratamiento y pronóstico de su paciente.

Antidepresivos y medicamentos para la migraña.

Los antidepresivos, en particular los que pertenecen a los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o la clase de ISRS, no deben administrarse con medicamentos para la migraña. Cuando estos dos medicamentos se administran juntos, pone a sus pacientes en riesgo de síndrome de serotonina.

El síndrome de serotonina una condición en la que la serotonina en el cerebro se vuelve excesiva. Esto resulta en síntomas que no son solo de naturaleza neurológica. Además de los dolores de cabeza, convulsiones, dificultad para hablar y agitación, los pacientes también pueden desarrollar diarrea y sudoración intensa.

lidocaína y propofol

El propofol es un medicamento que se administra con frecuencia antes y durante una anestesia general. Da como resultado una disminución del nivel de conciencia y relajación. La lidocaína, por otro lado, es un medicamento para adormecer que también se puede usar para tratar la taquicardia ventricular.

Agregar Lidocaína a Propofol puede dar como resultado una mezcla fisicoquímicamente inestable que puede resultar en una embolia pulmonar en los pacientes. Si necesita administrar ambos medicamentos, use concentraciones bajas de lidocaína o solo administre los medicamentos por separado.

Tipos de interacciones de drogas

Reacción farmacocinética

Esta reacción ocurre cuando un medicamento afecta la absorción, distribución, metabolismo y excreción de otro. El calcio, por ejemplo, puede unirse con ciertos medicamentos que pueden evitar que se absorban.

Diltiazem, por otro lado, puede afectar negativamente a las enzimas que pueden descomponer o metabolizar la simvastatina. Esto puede resultar en un aumento en el nivel de simvastatina que puede causar daño hepático grave.

Reacción farmacodinámica

Una reacción farmacodinámica puede ocurrir cuando los medicamentos administrados al mismo tiempo causan un efecto sinérgico o antagónico. La clorpromazina es un buen ejemplo de esto. Cuando se administra con haloperidol, pone al paciente en un mayor riesgo de un ritmo cardíaco irregular potencialmente letal.

Cómo disminuir el riesgo de una mezcla inadecuada

La mezcla de medicamentos es común para los enfermeros. Dado que los pacientes tienden a presentar varios problemas de salud, podría ser necesario administrar dos o más medicamentos. A pesar de ser comunes, las enfermeras deben tener precaución antes, durante y después de la administración.

La orden de un médico no debería ser su única base. Como enfermero, también debe usar su propio criterio para la seguridad de sus pacientes y para proteger su carrera.

A modo de guía, estas son algunas de las formas en que puede limitar las reacciones negativas con medicamentos mixtos.

  • Utilice una ruta alternativa para la administración. Pregúntele al médico de cabecera del paciente si hay otro medicamento adecuado o alternativo.
  • Se deben usar tubos multilumen si necesita administrar por separado varios medicamentos intravenosos al mismo tiempo.
  • Detener un medicamento mientras se está administrando el otro puede ayudar a limitar cualquier interacción negativa.
  • Si solo hay una línea IV, asegúrese de enjuagarla con un fluido compatible antes de inyectar el segundo medicamento.
  • Dejar suficiente tiempo entre la administración de medicamentos.
  • No olvide monitorear al paciente después de haber mezclado y administrado medicamentos obviamente compatibles.
  • Revise las bolsas de infusión y los tubos para detectar cualquier precipitación u otros signos de incompatibilidad del medicamento.
  • Siempre evalúe el lugar de la inyección para detectar signos de enrojecimiento e inflamación.
  • Los efectos físicos no deben ser su única preocupación cuando se trata de administrar medicamentos mixtos. También debe comprobar el fracaso del tratamiento.
  • Si no está seguro de mezclar dos medicamentos o si es la primera vez que los mezcla, no dude en preguntar y aclarar con otra enfermera, su superior o el médico que prescribe.
  • Sea cuidadoso al evaluar a su paciente. Pregunte acerca de cualquier otro medicamento que estén tomando y anótelos. Hay pacientes que mentirían deliberadamente sobre la automedicación por temor a ser juzgados.