20 maneras efectivas de tratar con pacientes enojados o sus familias

20 maneras efectivas de tratar con pacientes enojados o sus familias

  Ser diagnosticado con una enfermedad grave, experimentar dolor intenso y sentirse frustrado por estar internado en un hospital puede hacer que cualquier paciente se agite y se enoje fácilmente. Y cuando ese paciente comienza a expresar sus frustraciones en todo el equipo de atención médica, debes saber exactamente qué hacer para aliviar dicha situación.

  Estas son algunas de las cosas que puede hacer para ayudar a sus pacientes a recuperar la calma:

1. Tener en mente siempre que no es fácil ser paciente o una familia

  Ninguna persona querría estar atrapada en el hospital durante días y ser atendida por diferentes extraños cada ocho o doce horas. Trate de comprender que realmente no es fácil ser paciente ni ser un pariente cuyo ser querido está en estado crítico.

2. Mostrar empatía 

  Como personal de enfermería, su función es dejar que los pacientes sientan que los comprende y se preocupa por ellos. Puede mostrar empatía enfocando su atención en su entorno y en sus sentimientos, expresiones y acciones. 

Muéstreles que está interesado y que son importantes.

3. Permite que el paciente se desahogue o se “calme”

  La situación puede empeorar si solo deja que el paciente permanezca enojado. Una de las mejores cosas que puedes hacer es dejar que se calmen primero antes de darles alguna explicación. Recuerda que nadie puede estar contento de estar enfermo, por lo que es mejor hacer todo lo posible en nosotros mismos para mantener la calma y posteriormente abordar al paciente.

4. No invada el espacio personal del paciente.

  Trata de no acercarte ni alejarte demasiado de ellos. Hazles sentir que todavía tienen su propio espacio personal que no es tu intención invadirlo y que están a salvo ahí

5. No los toques

  Siguiendo la idea de dejarlos tener su espacio personal, trata de no tocarlos. Esto podría empeorar las cosas y hacerles sentir que estás invadiendo su propia “burbuja feliz” 

  Permitirles expresar lo que piensan desde una distancia cómoda, pero no lo demasiado lejos como para tener que levantar la voz el uno al otro, o demasiado cerca como para que se sienta incómodo de hablar.

6. Sé sensible

  Si un paciente se enoja contigo por algo, no lo tomes personal, ni pienses que es un mal paciente o persona. Piensa en cómo te sentirías si estuvieras en sus zapatos. Ser sensible a los sentimientos de las personas significa aceptarlos y respetarlos sin importar lo que pase

7. Sé gentil

  La gentileza es una cualidad que proviene del corazón y el alma y que los enfermeros deberíamos de practicar todos los días. Las personas que son gentiles establecen la paz y son lo suficientemente fuertes como para mantener la calma y mostrar moderación incluso cuando se enfrentan a situaciones difíciles.

Sé gentil

  Piensa antes de responder a cualquier cosa que diga el paciente. A veces, las personas reaccionan demasiado rápido sin tomarse el tiempo para pensar cómo sus respuestas podrían afectar a los demás.

  Si vas a responder, hazlo o de manera tranquila y amable. Si en verdad deseas mejorar la situación, trata de evitar la negatividad. En cambio, concéntrate en algo que puedas hacer para ayudar a la persona.

8. No discutas

  Intentar no discutir no significa que no puedas expresar tu opinión. Solo significa que tienes que expresar tu punto de manera diferente, decente y respetuosa. Sé sincero con todo lo que digas y trata de no pensar que siempre tienes la razón. Comunicarse mejor y tener un comportamiento positivo hacia cualquier problema resolverá cualquier cosa.

9. Disculpe las molestias

  Algo debe haber salido mal y puede haber causado enojo al paciente. Está bien aceptarlo y disculparse. Recuerde que nuestro objetivo principal es restaurar la salud del paciente.

  Disculparte no te hará menos persona; solo demostrará que eres lo suficientemente fuerte y valiente como para aceptar tus errores. También podría disminuir cualquier tensión que pueda ocurrir entre usted y sus pacientes (o los miembros de su familia).

10. Resolver los problemas de inmediato

  Por supuesto, lo mejor es trabajar en la queja lo antes posible. El paciente o miembro de la familia está enojado por alguna razón. Asegúrate de tomar nota de los detalles de su reclamo y encuentra tiempo para solucionarlo.

11. Cumple tus promesas

  Cuando se trata con pacientes, tiende a decir cosas que no quiere decir y, en la mayoría de los casos, hace promesas que no puede cumplir. Recuerde que los pacientes esperan tanto de las enfermeras que creerán lo que sea que las enfermeras les digan. Nunca te comprometas.

12. Establecer límites

  Puede llegar a un punto en el que tenga que establecer un límite. Manténgase a salvo, pero hazles saber que los estas escuchando. Desactiva las situaciones delicadas incluso antes de que se intensifiquen. Un paciente tiene derecho a participar en la toma de decisiones médicas, pero no puede usar ese derecho para demandas irracionales.

13. Comunicarse

  La comunicación es uno de los aspectos más importantes de la profesión de enfermería. Sé honesto con todo lo que le digas al paciente. Debes estar disponible y responder a tus pacientes siempre que la situación lo a merite. 

Nunca les dejes sentir que los estás ignorando. 

Será mucho más fácil arreglar las cosas si se usa una comunicación efectiva.

14. Reconozca la emoción que el paciente está proyectando.

  Validar los sentimientos de la persona los ayudará a sentirse comprendidos. Hazles sentir que sus sentimientos tienen sentido, que los escuchas y los entiendes. Las personas, especialmente aquellas que están enojadas, a menudo necesitan saber que no piensas que son malas o locas por sentirse así.

  Validar los sentimientos de una persona requiere una supresión temporal del impulso de explicar tu postura. Concentra tu atención en lo que siente tu paciente o su familiar e intenta reconocer sus sentimientos.

15. Escuchar

  Esto significa que debe dejar que tu paciente diga lo que piensa sin interrumpirlo.

ESCUCHAR AL PACIENTE

Escuchar no solo amplía su capacidad de empatía, sino que también agudiza sus habilidades de comunicación. La escucha activa también significa que debe mirar los problemas desde el punto de vista de la otra persona. Concéntrese en lo que la persona le está diciendo antes de ofrecerle ayuda. Recuerda tomar nota de lo que están diciendo y trata de retener la información.

16. Haga preguntas abiertas

  Haga preguntas suaves y de sondeo para aprender más sobre lo que la otra persona piensa y siente. Solicita aclaraciones si no entiende lo que el paciente está tratando de decir.

  Recuerde que las preguntas cerradas pueden empeorar la situación porque solo les hará sentir que no está interesado en lo que tienen que decir. Las preguntas abiertas, por otro lado, les mostrarán que te importa. Hágales preguntas como “¿Por qué te sientes así?” O “¿Cómo te sientes al respecto?”.

17. No hagas respuestas defensivas

  • Piensa primero antes de responder. 
  • Aprende a pausar y respirar. 

  Esto te calmará y controlará tu respuesta. También evitará un estallido innecesario. Comprende que muchos factores han llevado a un ataque verbal de tu paciente o su familiar. Tenga en cuenta que es posible que no sea la única razón de su ira y que no tiene sentido ponerse a la defensiva.

18. Haz uso del lenguaje apropiado

  Nunca olvides tu profesionalismo, incluso cuando estás bajo estrés. Asegúrese de que el lenguaje que usa sea apropiado para la situación en la que se encuentra. Las personas enojadas tienden a decir cosas que realmente no quieren decir, y es posible que pueda decir cosas de las que se arrepentirá cuando las cosas se enfríen más adelante. Elige tus palabras sabiamente.

19. Mira tu lenguaje corporal

  El lenguaje corporal es importante en enfermería.

  Nunca cruce los brazos al mirarlos y no les dé la espalda mientras están hablando. Mantenga el contacto visual si es necesario, solo para que pueda sentir que está abierto a lo que tienen que decir. La apertura significa que usted está dispuesto y listo para escucharlos sin juzgarlos.

20. Sacúdelos!!

  Aprende a respirar adecuadamente para que puedas dejar que toda la ansiedad y la ira abandonen tu sistema mientras exhalas. Esto no solo lo ayudará a relajarse, sino que también le dará tiempo para pensar sobre sus acciones y palabras.

  No dejes que una situación difícil arruine todo tu día. Recuerde que la profesión de enfermería no es un trabajo fácil y que hay cosas mucho más difíciles que tienes que enfrentar todos los días. Aprende a aceptar estas cosas que no puedes cambiar, y podrás manejar las cosas con más gracia y calma como nunca antes. 

Todo mejorará pronto.

Ahora e tu turno

¿Cómo lidias con los pacientes enojados y sus familias? Comparte tus experiencias con nosotros. ¡Nos encantaría saber de ti !